Peligroso asesino entre los sospechosos del crimen de “Ruly”

Según declararon fuentes investigativas, en el reciente homicidio del Barrio San Marcelo .

Hay varios sujetos sindicados como posibles autores. Entre estos, se encuentra Marcos Lugo, quien fue condenado a 14 años por matar al sargento Gustavo Kasibrodiuk en 2010. Ayer velaron al joven (foto).

Con­ti­núa la in­ves­ti­ga­ción por el ase­si­na­to de Lu­cas “Ruly” Sán­chez, quien el lu­nes a la no­che fue li­te­ral­men­te fu­si­la­do en el ba­rrio San Mar­ce­lo de la ciu­dad de Co­rrien­tes. En ese mar­co, ayer se co­no­ció que, en la nó­mi­na de sos­pe­cho­sos, fi­gu­ra Mar­cos Lu­go, quien de­bía pur­gar una pe­na de 14 años por el fa­mo­so ase­si­na­to del sar­gen­to Gus­ta­vo Ka­si­bro­diuk, ocu­rri­do en 2010, du­ran­te un asal­to.
Al res­pec­to, las fuen­tes in­ves­ti­ga­ti­vas acla­ra­ron que hay va­rios sos­pe­cho­sos y que Lu­go es uno de ellos. No obs­tan­te, las re­des so­cia­les se hi­cie­ron eco de es­to y “vi­ra­li­za­ron” es­ta sos­pe­cha, la cual aún es par­te de la pes­qui­sa que no con­clu­ye.

Lo cier­to es que, por al­gu­na ra­zón, Lu­go se en­cuen­tra en li­ber­tad a pe­sar de que en 2013 fue pe­na­do a 14 años de cár­cel co­mo au­tor ma­te­rial del ase­si­na­to del agen­te po­li­cial, quien fue ul­ti­ma­do de va­rios dis­pa­ros en el 2010, cuan­do cus­to­dia­ba un su­per­mer­ca­do ma­yo­ris­ta que fue asal­ta­do.
La fa­mi­lia de “Ruly” Sán­chez, com­par­te la sos­pe­cha que se co­no­ció pú­bli­ca­men­te y, en con­tac­to con épo­ca, alle­ga­dos exi­gie­ron su de­ten­ción y que “no vuel­va a sa­lir”. Al res­pec­to, cues­tio­na­ron la li­be­ra­ción del con­de­na­do y an­ti­ci­pa­ron que, en los pró­xi­mos dí­as, po­drí­an re­a­li­zar una mar­cha pi­dien­do jus­ti­cia.
Asi­mis­mo, se con­fir­mó un da­to es­tre­me­ce­dor: la ca­sa de Sán­chez fue vi­si­ta­da por de­lin­cuen­tes, jus­to en el mo­men­to en el que los fa­mi­lia­res es­ta­ban en el hos­pi­tal, ya con la no­ti­cia de que el mu­cha­cho ha­bía muer­to.
Al res­pec­to, se in­di­có que los mal­vi­vien­tes in­gre­sa­ron por la puer­ta prin­ci­pal de la ca­sa y que fue­ron di­rec­to a la ha­bi­ta­ción del fa­lle­ci­do, de don­de se lle­va­ron ro­pa y otros ele­men­tos per­so­na­les. Tam­bién se acla­ró que, por es­te ro­bo, aún no se efec­tuó de­nun­cia, pe­ro que es­te pa­so le­gal se­rá con­cre­ta­do pron­to.
Los res­tos de “Ruly” fue­ron ve­la­dos ayer, en una fu­ne­ra­ria ubi­ca­da por ave­ni­da In­de­pen­den­cia. La ce­re­mo­nia con­tó con la pre­sen­cia de mu­chos hin­chas de Man­di­yú, ya que la víc­ti­ma era sim­pa­ti­zan­te del equi­po co­rren­ti­no y, ade­más, muy que­ri­do por sus pa­res.
“Va ser una au­sen­cia enor­me, y siem­pre se lo va a sen­tir, él lle­va­ba el bom­bo mur­gue­ro”, des­ta­có un sim­pa­ti­zan­te pre­sen­te, an­te una ra­dio lo­cal.
Ca­be des­ta­car que va­rios ami­gos de la víc­ti­ma hi­cie­ron una co­lec­ta de di­ne­ro pa­ra dár­se­la a la ma­dre. Uno de los alle­ga­dos, se­gún di­jo, ven­dió su mo­to­ci­cle­ta.
Al res­pec­to, va­le re­cor­dar que, du­ran­te la no­che del mar­tes, se se­cues­tró una mo­to que ha­bría si­do usa­da por los au­to­res del ase­si­na­to pa­ra huir. Asi­mis­mo, fue­ron de­mo­ra­das dos per­so­nas, quie­nes apa­ren­te­men­te no ten­drí­an que ver con el ho­mi­ci­dio, se­gún di­je­ron fuen­tes cer­ca­nas. Sus iden­ti­da­des no fue­ron da­das a co­no­cer pa­ra no en­tor­pe­cer la pes­qui­sa.

El ca­so
Cer­ca de las 21:30 del lu­nes, la Po­li­cía de la sec­cio­nal Oc­ta­va re­ci­bió un aler­ta en la que in­for­ma­ban que una per­so­na es­ta­ba ti­ra­da con una he­ri­da de ar­ma de fue­go, en pro­xi­mi­da­des a una can­chi­ta de fút­bol del ba­rrio San Mar­ce­lo.
“Sa­be­mos que hu­bo un al­ter­ca­do en­tre cua­tro jó­ve­nes, co­mo con­se­cuen­cia de esa dis­cu­sión, uno de ellos dis­pa­ró con­tra otro, que re­sul­tó ser iden­ti­fi­ca­do co­mo Lu­cas Sán­chez”, di­jo a Ra­dio Dos, el sub­je­fe de la Po­li­cía Eduar­do Ace­ve­do.
Al pa­re­cer, dos mu­cha­chos a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta de al­ta ci­lin­dra­da in­ter­cep­ta­ron a Sán­chez y a su ami­go Lu­cas G., de 28.
Uno de los ocu­pan­tes del ro­da­do es quien dis­pa­ró con­tra la víc­ti­ma, tras lo cual, su cóm­pli­ce y él hu­ye­ron a al­ta ve­lo­ci­dad.
Un tes­ti­go ha­bría di­cho que el ho­mi­ci­da se acer­có al mu­cha­cho, lo ame­na­zó y le exi­gió al­go. Pe­ro cuan­do aquel pre­ten­dió ale­jar­se, li­te­ral­men­te lo fu­si­ló.
El agre­di­do fue tras­la­da­do de ur­gen­cias al Hos­pi­tal Es­cue­la, pe­ro a pe­sar de la aten­ción mé­di­ca, los pro­fe­sio­na­les na­da pu­die­ron ha­cer, ya que el dis­pa­ro fue le­tal: per­fo­ró el pul­món y el co­ra­zón.
“Tra­ba­ja­mos en una de las hi­pó­te­sis que es­tá vin­cu­la­da a la ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes”, apun­tó por su par­te una fuen­te de la in­ves­ti­ga­ción a es­te me­dio.
Ca­be des­ta­car que “al fa­lle­ci­do se le in­cau­ta­ron 50 gra­mos de co­ca­í­na que te­nía en­tre sus pren­das de ves­tir”.

 

 

 

Fuente: Epoca