34.3 C
Corrientes
lunes, 28 Nov 2022
InicioInternacionalesBrasil: confirman casos de fiebre amarilla y crece temor de epidemia

Brasil: confirman casos de fiebre amarilla y crece temor de epidemia

Brasil: confirman casos de fiebre amarilla y crece temor de epidemia

Son personas que debieron ser internadas. Recomiendan vacunarse.La fiebre amarilla “está cercando” la ciudad de San Pablo. Este conglomerado humano gigantesco, el segundo mayor de América Latina, ya tiene diez casos de personas que debieron ser internadas con los síntomas de la dolencia. Las sospechas de contaminación fueron informadas durante la mañana del miércoles por el secretario de Salud de la capital paulista, Wilson Pollara. En un inicio se había mencionado que había 14 enfermos; pero los análisis realizados permitieron descartar la presencia de esta fiebre en cuatro de ellos.

Desde que se encontraron monos muertos por fiebre amarilla en dos parques tropicales de esta metrópolis, a fines de septiembre, hubo una corrida de la población hacia los centros de salud para vacunarse. Pero al atenuarse el impacto inicial decayó el interés por la prevención. Ahora, ante los nuevos hechos, el secretario Pollara pidió a los paulistanos que se apresuren a recibir una dosis para inmunizarse.

Razones no faltan. Según la Organización Mundial de la Salud “las grandes epidemias de fiebre amarilla se producen cuando el virus es introducido por personas infectadas en zonas muy pobladas (grandes urbes) con gran densidad de mosquitos y donde la mayoría de la población tiene escasa o nula inmunidad por falta de vacunación”. La capital paulista tiene, precisamente, ese perfil.

El virus, que en 1871 produjo estragos en la ciudad de Buenos Aires -murió o huyó un tercio de su población- no se contagia entre personas. Quien lo inocula en humanos es el mosquito Aedes aegypti.

Pero el inicio del proceso, que podrá desembocar en una epidemia, ocurre por la acción del Haemagogus, que infecta a primates. Estos serán picados por el Aedes, que a su vez lo transmitirá a las personas. Pero el propio Aedes podrá diseminar el virus al picar a un enfermo.

El 27 de septiembre pasado hubo alarma entre las autoridades sanitarias municipales y del estado paulista cuando, por primera vez, encontraron monos muertos en dos parques metropolitanos: Horto Florestal y Anhanguera. Pero desde hace dos semanas los funcionarios comenzaron a advertir que un brote de la fiebre podría ser inminente.

El 24 de octubre, la secretaría de Salud informó que había hallado más primates muertos en la zona norte de la ciudad. Marcos Boulos, coordinador de Control de Enfermedades de la secretaría de Salud paulista, sostuvo que no debía descartarse un brote. Recordó que se habían registrado dos casos de personas que contrajero la fiebre amarilla en la ciudad de Campinas, a 100 kilómetros de la capital paulista.

“Por primera vez en las últimas décadas estamos en una situación de transmisión continuada. Aquellas epidemias que ocurrían cada siete años, ahora van a quedar”, advirtió el funcionario. Otro tanto había advertido el ministro de Salud Ricardo Barros, para quien “se iniciará un nuevo ciclo de la dolencia”.

Otros datos contribuyen a acentuar el temor de los sanitaritas.Hubo dos casos muy recientes, que fueron informados el lunes, de dos personas de edad que contrajeron la fiebre.Ocurrió en la localidad de Itatiba, en el límite con Jundiaí, a 55 kilómetros de la mega ciudad. Uno de los pacientes, de 77 años, falleció.

La Organización Mundial de la Salud recomienda extremar los cuidados a los turistas. “Como la fiebre amarilla puede ser fatal para todos aquellos que nunca se hayan inmunizado, la aplicación de la vacuna es absolutamente recomendable”. La entidad internacional indicó, también, que existen “un número de países que requieren el certificado de vacunación como condición para el ingreso” al país.

No es el caso de Argentina, donde no se imponen restricciones a los viajeros que llegan al país. En cambio, a quienes visiten áreas “de riesgo” se aconseja la vacunación, que debe ocurrir al menos 10 días antes de la partida. Es el tiempo que demora la vacuna para generar anticuerpos y tornarse efectiva.

Aquellos que se hayan aplicado una dosis hace menos de 10 años, no precisarán pasar por los centros de salud. Pero si el lapso de la primera dosis superara el decenio, deberá tomar entonces la segunda aplicación.

En forma reciente, cuatro naciones latinoamericanas pasaron a exigir tal certificación a los viajeros procedentes de Brasil. Son Cuba, Nicaragua, Venezuela y Panamá. Según las informaciones disponibles existen 152 naciones que reclaman tal documento, sobre un total de 254 signatarias del tratado.

https://youtu.be/oXC3Rxakiu0

LeClub Gym
Full Color
CNUrbano

Más leídos

WhatsApp chat